Vídeo: Viaje a la misteriosa MANO de DIOS lugar de creación de nuevas estrellas y mundos



PAISAJES del COSMOS: Gracias a estas imágenes capturadas el Telescopio Very Large VLT (Very Large Telescope), del ESO Observatorio Europeo Austral, podemos hacer un viaje a "la Mano de Dios", que es como se conoce entre los astrónomos al glóbulo cometario CG4, que se encuentra a 1.300 años luz de la Tierra, en la constelación Puppis.

Los glóbulos cometarios reciben este nombre por su parecido con los cometas, tienen una cabeza polvorienta y una cola de gas y polvo; pero es sólo un parecido visual, los glóbulos cometarios no tienen nada que ver con los cometas. Para empezar porque los glóbulos cometarios no son objetos sólidos, son enormes, comparada con un cometa, nubes de gas y polvo esta en concreto tiene un diámetro de 1,5 años luz en su cabeza y una cola de unos 8 años luz de largo. A pesar de sus dimensiones este y el resto de glóbulos cometarios son relativamente pequeños si los comparamos con los enormes tamaños de las nebulosas. Su naturaleza exacta y origen es todavía un misterio para los científicos.
En la actualidad existen dos posibles teorías y los astrónomos se dividen en defensores de una u otra.
La primera afirma que los glóbulos cometarios se crearon en un principio como nebulosas esféricas y llegaron a su curiosa forma cuando violentamente se vieron alterados por la explosión de una supernova cercana.
La segunda teoría es que son los vientos estelares y la radiación ionizante de estrellas muy calientes y masivas los que esculpen la forma de los glóbulos cometarios.

¿Pero por qué lo llaman "la Mano de Dios"?

Pues por dos razones. La primera porque en determinadas imágenes CG4 aparece como una mano gigantesca abierta. Y la segunda porque es un lugar de creación, entre esos "dedos" se están formando nuevas estrellas, seguramente con nuevos sistemas planetarios, todavía en fase embrionaria; pero quizás en el futuro sean sistemas estelares con planetas capaz de albergar nuevas formas de vida.

-Fuente: Nota de prensa del ESO. Observatorio Europeo Austral.
Publicar un comentario

Blog Archivo